El precio de la gasolina y diésel es sin duda una partida que las pymes tienen que prever. Durante la última década hemos vivido fluctuaciones, beneficiosas y perjudiciales, en el precio del combustible, así como la creación de impuestos, como el céntimo sanitario, que han resultado ilegales y dañinos para el sector del transporte por carretera. Actualmente vivimos un momento en el que se están eliminando puestos de trabajo debido a que se están cambiando los trabajadores por máquinas.
Seguir Leyendo...