Un circuito de karts como negocio

26 mayo, 2017
Un circuito de karts como negocio

Desde bien pequeño me gustaron los karts, pero no pude practicar tanto como hubiera querido. Otros niños tenían a sus padres para llevarlos a todas las competiciones y yo no pude, mi padre era camionero y le veía más bien poco al hombre. Cuando llegaba lo que menos quería era salir de casa. Mi madre tenía que cuidarme a mí y mis dos hermanas, por lo que tiempo para acompañarme a mi afición no tenían.

Así pasó el tiempo de querer ser alguien en los karts y opté por estudiar. Aunque mi pasión verdadera era conducir, no quedaba otra cosa y a veces en la vida uno no se puede dedicar a lo que quiere. Lo que si seguía teniendo dentro de mí era el deseo de tener mi propio circuito, algo por lo que, de una manera u otra, en cuanto me fueron bien los negocios, busqué un socio.

Al final en una de estas cenas de antiguos alumnos universitarios, me vi con un antiguo compañero del que guardaba buenos recuerdos y al que le convencí para unirse a mi proyecto. Al principio tuvimos que encontrar terreno y un comprador. Dinero, aunque no nos sobraba, teníamos para comenzar el proyecto, por lo que nos situamos en una buena zona de Valencia.

Para las vallas y demás infraestructuras viales confiamos en industriasduero, los cuales se encargaron de suministrarnos todo el equipamiento que necesitábamos para que el circuito estuviera con todas las comodidades posibles. Hay que tener en cuenta que, para montar un circuito de karts, hay que superar muchos permisos y ser verdaderamente estrictos con las medidas de seguridad, por lo que optamos por esta empresa entre las que vimos por las buenas opiniones que había sobre ella.

Al principio tuvimos que realizar unas buenas acciones en cuanto a marketing para que el negocio saliera hacia adelante. No es fácil comenzar desde cero y tuvimos también que contratar a personal con experiencia, especialmente mecánicos, que nos recomendaron unos karts con los que habían trabajado y que eran modelos perfectos.

Nos hemos movido bastante por la provincia buscando patrocinadores y eso ha hecho que empecemos con muy buen pie y una aceptación que nos ha sorprendido gratamente por parte del público, que se ve que confía en nosotros.

Un negocio apasionante que está siendo rentable

Dentro de nada cumpliremos seis meses y estamos ante un reto con hacer carreras nocturnas en verano. Sabemos de las posibilidades tan bonitas que hay con todo esto, pero está por ver cómo funciona en la realidad. El haber tenido una salida tan fulgurante nos permite arriesgarnos y apostar por este tipo de carreras, que además compensarán las dificultades que supone correr durante el día en verano por las altísimas temperaturas que hay en Valencia en verano.

Vamos a seguir contando con industrias Duero si todo va bien para montar unas placas solares en los tejados y en el aparcamiento de los clientes, lo cual será magnífico cara a consumir menos energía y además le dará un aspecto espectacular al circuito.  Nuestra intención es ir cambiando cositas cada dos años, esperemos que funcione también el circuito como en estos primeros meses.