Un hotel con lo que tiene que tener

18 julio, 2018
Un hotel con lo que tiene que tener

Quiero narrar mi experiencia con el hotel Mercer Barcelona porque creo que a mucha gente que acude a Barcelona de viaje de turismo o laboral les puede ayudar. En mi caso ya estoy muy harto de llegar a hoteles que presumen de estrellas y luego no cumplen con nada de lo que dicen. Por eso, quiero hablar de este hotel de cinco estrellas de Barcelona que, en su caso, claro que cumple con las exigencias que cualquier huésped necesita.

En este lugar se combinan el valor histórico con el diseño contemporáneo y un servicio de gran clase, los huéspedes disfrutan de un ambiente sobrio y refinado, en el centro del Barrio Gótico de Barcelona, verdadero origen y alma de la ciudad. Así que apunta entre tus deberes, una gran visita a esta zona. Las angostas y laberínticas calles medievales del Barrio Gótico componen el escenario ideal para disfrutar del centro de la ciudad sin prisas, deleitándose con los restos que se conservan del glorioso pasado de la ciudad.  Aquí puedes conocer más sobre el barrio.

No dudo en decir que este hotel es uno de los mejores hoteles 5 estrellas de Barcelona. El equipo del reconocido arquitecto Rafael Moneo, premio Príncipe de Asturias de las Artes, fue el encargado de rescatar el legado arquitectónico, mostrando un gran respeto por la historia y logrando incorporarlo al diseño contemporáneo del hotel. El Mercer Hotel Barcelona es un hotel de lujo de una elegancia sin pretensiones que ofrece un servicio excepcional e intuitivo.

Tras el impresionante hall, se encuentra el Patio de los Naranjos del hotel, un patio de luces acristalado por el que se filtra la luz natural y junto al cual se sitúan el restaurante gastronómico del hotel, el gastrobar Le Bouchon y el Mercer Cocktail Bar. Las 28 habitaciones y suites del hotel se distribuyen en 3 pisos. Y en la azotea del edificio, los huéspedes pueden disfrutar del clima mediterráneo en la agradable terraza del hotel, con piscina, servicio de Pool Bar y bonitas vistas a los tejados históricos del Gótico de Barcelona. La verdad es que merece la pena.

La joya de la corona

Pero sin duda, la gran joya de la corona es la Gran Suite. Con más de 150 metros cuadrados, ubicada en la zona noble del edificio y es la suma de dos habitaciones. En este espacio privilegiado, los ocupantes se verán sorprendidos por una galería gótica que mira a la calle Lledó y por unas columnas de piedra que rematan la fachada. Una habitación a la altura de este lugar que puede presumir de ser uno de los mejores hoteles de lujo en Barcelona. Aún recuerdo mi grata estancia y lo bien que dormí en ese colchón.

Pero si especial es su estructura, no le va a la zaga lo que se puede disfrutar dentro. Por ejemplo, el Mercerino Restaurant Barcelona  donde se encuentra al frente Rubén Barrios. Allí traslada su pasión en los fogones y presenta una cocina creativa donde los platos son reconocibles en un espacio único.

A vermutear

Además, también se puede disfrutar del momento del vermut. En la Taberna del Mercer donde los huéspedes del hotel y los visitantes de Barcelona pueden gozar de una selección de vinos, cavas, tapas y embutidos “Joselito” en un ambiente relajado y donde te olvidarás de todos los problemas del mundo, que desgraciadamente ahora son muchos.

La empresa se edifica sobre cuatro pilares básicos: trato exclusivo y personalizado; ambiente agradable; profesionalidad y máxima comodidad. Y todo ello con sus hoteles ubicados en el centro histórico de las ciudades. Por eso, su máxima es “el cliente es siempre el centro de nuestros comportamientos y quien ha de recibir nuestra mayor dedicación”. Así es como se llega a tener éxito en un sector.

Como puedes comprobar el pasado y el presente se aúnan en estos hoteles de lujo en Barcelona. Todos ellos 5 estrellas y exclusivos, situados en el centro del barrio Gótico y muy pronto en la ciudades más bonitas de España porque su idea es la expansión. Y es que cada estancia es un recuerdo inolvidable. Yo he tenido la oportunidad de alojarme por  motivos laborales y ahora creo que debo compartirlo. Me gustaría saber si coincides con mis apreciaciones.