Cuando emprendemos, muchos de nosotros partimos con unas ganas inmensas de crecer y progresar, sin embargo, en muchas ocasiones, los problemas llegan incluso antes de que abramos al público. Esto se debe a que los tiempos de las reformas y adecuaciones de los locales no siempre son realistas, así como suelen surgir imprevistos que encarecen la obra más de lo presupuestado. Sin embargo, lo cierto es que, por mucho que nos pese, la gran mayoría de nosotros ya contamos con que este tipo de problemas puedan aparecer en algún momento dado, por lo que siempre debemos de tener una cantidad de dinero apartada para imprevistos.
Seguir Leyendo...