Si hay algo de lo que se habla en la actualidad es del esperado‘ baby boom’ tras el coronavirus. Pero lo cierto, es que a pesar de las leyendas urbanas que asocian ciertas crisis, con la fertilidad, como se decía con los apagones, no tiene nada que ver con la realidad. Según dicen los expertos, más que aumentar, seguramente, la fertilidad descenderán. No, a principios del año que viene no sorprenderá al mundo con infinidad de nuevos nacimientos, como ocurrió tras el apagón masivo de Nueva York de 1965, que dejó a 35 millones de personas a oscuaras durante 13 horas, o en el de 1977. Los nacimientos se multiplicaron, pero el aislamiento social, no va a suponer, ni de coña, un mayor número de bebés para el 2021, sino más bien todo lo contrario.
Seguir Leyendo...