Dejar tu coche en un parking público o privado es una práctica muy habitual, ya sea porque es tu única opción al no conseguir un puesto en la vía pública, como suele pasar en las grandes ciudades, o por una elección pensada para tener más seguridad y comodidad. Además, con el aumento de los vehículos vendidos cada año, el espacio para aparcar en las grandes ciudades va quedando insuficiente ante la gran demanda y por lo general,  se vuelve todo un reto encontrar una plaza de aparcamiento que esté cerca del sitio al que queremos ir y en plena vía. Por eso, la figura del parking privado ha tomado  más importancia que nunca.
Seguir Leyendo...