El espejo profundo de los disfraces

22 septiembre, 2020
El espejo profundo de los disfraces

Ahí, muy pronto, está una de las fechas claves para los disfraces: Halloween, y viene con muchas sorpresas para los más pequeños, pero también para los grandes, a todo el mundo le gusta esta fiesta de dulces terrores, donde la sonrisa conjura al espanto, donde los disfraces de brujas o vampiros nos dan una dosis extra de fuerza y antídoto contra nuestros miedos más íntimos.

Tanto Halloween como Carnaval son dos fiestas que los niños disfrutan especialmente, ya que pueden saltarse un poco las normas, reírse, gritar, ser divertidos, mancharse, comer muchas golosinas, hacer alguna que otra travesura, y además ¡Aparecer bajo la apariencia de un personaje de poder que les da fuerza y les protege! Y no solo eso, ya que los disfraces son una auténtica herramienta de aprendizaje y desarrollo intelectual y personal.

Pero, la pregunta es ¿Qué vemos cuando nos disfrazamos? ¿Nos reconocemos? ¿O vemos un personaje cercano pero al que no nos habíamos atrevido a acercarnos hasta ahora? Está claro que disfrazarse permite que afloren muchos aspectos de nuestra personalidad más profunda, y que nos chocan en un primer momento. ¿Soy yo este personaje? Es la pregunta que nos asalta. Y  debemos tratar de dar respuestas.

Porqué es beneficioso el disfraz para los niños

Los disfraces permiten que los niños exploren aspectos de la realidad que les son extraños o poco conocidos, pueden convertirse en ese otro ser que está en su interior, siendo el protagonista absoluto de ese juego de representación, y todo lo demás, el mundo y los personajes exteriores a él, son personajes y aspectos secundarios. El niño está representando, sin que lo sepa, esas cosas que le ocurren, tal vez en el patio del cole, o en la familia, de las que nunca habla normalmente.

Además, los disfraces son una ventana a los mundos imaginarios, tan estimulante para los niños. En la infancia, la imaginación es una de las herramientas más potentes, y conviene favorecer todo aquello que la estimule, es muy importante en su desarrollo y personalidad de adultos. Con sus disfraces de Halloween tal vez podrán, aunque solo sea en su imaginación, conjurar los grandes males que están viviendo actualmente, podrán “vencer” a ese enemigo común que tenemos todos, toda la humanidad en estos momentos, a ese villano con corona que los niños saben que está cambiando tantas cosas en nuestra vida diaria, en la de los niños que llevan sin ir al cole varios meses. La ventaja principal de todo esto es que los niños consigan tener confianza en sí mismos, y se preparen con ello para ser capaces de afrontar cualquier reto que se propongan en el futuro.

Disfrazarse es algo muy beneficioso para conseguir empatía en los niños, ya que pueden “ver” la realidad desde otra ventana, desde un punto de vista diferente, con lo que son capaces de ponerse también en el lugar de los otros, con los que está interactuando durante la fiesta, durante la representación. Aprenden valores educativos, sociales, intelectuales, artísticos. Pero los disfraces, dependiendo del personaje, también pueden transmitir valores poco éticos y violentos. Será mejor saber elegir un personaje con valores positivos.

Está demostrado que los disfraces son un medio muy interesante para fomentar la creatividad de los pequeños, ya con solo ponerle el disfraz, ellos saben muy bien qué complementos necesitan, se los buscarán si no los tienen, cómo maquillarse, cómo moverse y expresarse, se miran en el espejo de sus personajes, los que conocen perfectamente por las películas de animación, y procuran ser como ellos, les ponen “alma”.

Los disfraces ayudan a que el niño saque a la luz sentimientos como miedos, alegrías, secretos, conflictos, deseos. Pero es curioso que la timidez y la vergüenza suelen pasar a un segundo plano mientras llevan puesto su disfraz, y abordan sus problemas desde un punto de vista diferente y, en algunas ocasiones, es la solución y el punto y final a estos problemas. Los padres han de favorecer las posibilidades de representación que el juego, las situaciones vitales y –como es el caso que nos ocupa- los disfraces, ofrecen a los niños. Tal vez oportunidades perdidas de participar en una fiesta de disfraces, cerrarán también las puertas a conseguir unas herramientas válidas con que afrontar mejor sus conflictos en el futuro. Si animas a tus hijos a disfrazarse en Halloween o en Carnaval, es también una continuidad en las tradiciones, es transmitir lo que nosotros hemos aprendido, para que ellos también lo aprendan y experimenten todo lo bueno que les puede aportar, además de la diversión. Halloween ya está totalmente integrado en nuestra cultura, especialmente entre los más jóvenes, por la gran difusión de esta fiesta en películas, series, animaciones y todo tipo de soportes visuales. Y es que atrae mucho toda la parafernalia del miedo y del terror “de mentirijilla”, es un conjuro a todos los miedos, jugando con disfraces de esqueleto o de bruja.

El disfraz estimula la autonomía y la inteligencia, al imitar la vida adulta, obliga a los niños a esforzarse por recrear escenas de la vida real, adoptando las expresiones y lenguaje de los protagonistas que hayan podido ver en una película, por ejemplo, y así se fomenta el lenguaje y la capacidad de expresión.

Los niños nos devuelven el reflejo de lo que ven, fielmente, e imitan todo aquello que ven y escuchan en su entorno. Si nos fijamos, entenderemos a través de estas recreaciones cómo nos ven, a padres o profesores, y tratar de aprender de ello, con este juego obtenemos una valiosa fuente de información sobre la percepción que de nosotros mismos tienen los niños, y sabremos qué debemos cambiar o mejorar.

Para todos los gustos, los disfraces más bonitos

Si necesitas ir pensando en la fiesta de Halloween, porque a tus niños les encanta, y han crecido tanto que ya necesitan disfraces nuevos, de personajes distintos, busca en la web de Disfrazarteshop, una tienda online con mucha experiencia, que dispone de un amplio catálogo de los disfraces y complementos más demandados, de diferentes temáticas, tallas, estilos. Lo mejor es adelantarse, y tenerlo todo previsto. Esta tienda fabrica disfraces y productos de decoración para fiestas y eventos de todo tipo, y para todos, desde bebés hasta adultos, es la forma más fácil y rápida de adelantarse a Halloween, para que sea todo un éxito.