El sector de la limpieza coge impulso

18 octubre, 2018
El sector de la limpieza coge impulso

El sector de la limpieza es un sector especial, como todos los que suelen prestar sus servicios a la Administración. Las empresas de limpieza son necesarias no solo para las empresas, sino también para las diferentes administraciones que necesitan que todos los días sus oficinas estén impolutas.

La limpieza es un aspecto importante, ya que transmite la sensación de profesionalidad. Además, está comprobado que en las oficinas en las que hay mayor limpieza la productividad de los empleados aumenta, ya que el hecho de estar con polvo, papeles por el suelo y olores raros cerca de tu puesto de trabajo, no te permite concentrarte como es debido.

A pesar de esto, durante los años de la crisis este sector fue uno de los que más sufrió, no solo porque perdían clientes en las empresas porque estas cerraban, sino porque cuando tenían contratos con las administraciones públicas, se encontraban con que los pagos no se realizaban a tiempo.

Esta situación supuso un problema para muchas empresas, porque las administraciones públicas suscriben contratos por los que se pagan a las empresas de limpieza cantidades que suponen ingresos que permiten seguir a flote. Esto generó que las empresas dejaran de tener liquidez, y bien es sabido que la falta de liquidez es el principio del fin de una empresa.

Las empresas que supieron adaptarse al mercado, y ofrecer servicios adaptados a los tiempos de crisis consiguieron sobrevivir a la crisis. Estas empresas tuvieron que enfrentarse a un mercado muy competitivo en el que existía una guerra de precios muy importante. Por lo tanto, ver empresas que sobrevivieron a la crisis supone encontrarse con profesionales del sector.

Una empresa que sobrevivió a los tiempos de crisis, y que además presta sus servicios en la provincia de Cádiz, es Gadeslimp, una empresa que desde 1995 emplea los mejores profesionales y medios técnicos existentes en el mercado para conseguir los máximos rendimientos con los menores costes para sus clientes.

Los datos que confirman la mejora del sector

El sector de la limpieza en España sumó un total de 18.503 trabajadores en 2017 y ya alcanza los 358.307 empleos, la mejor cifra de los últimos cinco años, según los datos de la Tesorería General de la Seguridad Social presentados este jueves en rueda de prensa por la Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (Aspel).

El presidente de esta patronal, Juan Díez de los Ríos, dio a conocer los últimos datos actualizados del sector, que representa a un total de 17.444 empresas en España, 208 más que en 2016. Por su cuenta, las empresas de Aspel emplean a 153.133 personas, lo que representa el 42,74% del total, y facturaron el pasado año más de 2.400 millones de euros.

Estos datos ponen de manifiesto que 2017 se ha caracterizado por un moderado crecimiento dada la favorable coyuntura económica, la tendencia positiva del Índice de Cifra de Negocios y el buen comportamiento de la actividad industrial y empresarial. Para el presidente de Aspel, “los análisis indican que 2018 será una prolongación de la tendencia de crecimiento del negocio sobre 1,9% al 2% para la limpieza”.

En opinión de Juan Díez de los Ríos, “el negocio está desplazándose, aún muy lentamente, de la clásica limpieza de oficinas a los servicios relacionados con el funcionamiento de los edificios, los denominados ‘Facility Services’”.

En este sentido, cabe destacar que los principales clientes del pasado 2017 fueron los organismos públicos, los centros docentes y hospitalarios y las grandes compañías de servicios e industriales.

Además, una noticia muy importante es que la morosidad alcanzó los 394,5 millones de euros en 2017, lo que supone una disminución del 14,13% con respecto al año anterior. Sin embargo, tanto Estado, como comunidades autónomas y ayuntamientos siguen sin cumplir con el plazo de pago a proveedores y las compañías siguen esperando hasta tres meses para cobrar sus facturas.

Según los datos recogidos por Aspel, que calcula esta cifra a cierre del 31 de agosto del año objeto de estudio,  las comunidades autónomas, con una deuda de 205,9 millones de euros (-11,31%), son las administraciones que más deben. Los gobiernos regionales son los responsables de que las empresas del sector tengan que esperar hasta 78 días para ser retribuidas por los servicios que han prestado.