Una ayuda profesional para los conductores

11 diciembre, 2015
Una ayuda profesional para los conductores

auto-999719_640

Cuando tienes un trabajo tan estresante como lo es el de comercial representante de una marca muy cocida lo único que puedes hacer es buscar algo que te allane un poco el camino en mi caso lo he encontrado. Debido a mi estilo de vida me conozco todo el mapa de carreteras españolas porque viajo mucho (más de lo que quisiera) y a menudo. Llegué a un punto en el que subirme al coche era un suplicio, incluso aunque fuera fin de semana y me fuera de paseo familiar, porque aquellos asientos y aquel olor del vehículo me recodaban las horas al volante. Hoy, gracias a esta empresa llamada Mouronte, esto ha cambiado un poco.

Tras pensarlo mucho y darle muchas vueltas hablé con mis superiores y les expliqué la situación. Reconozco que yo tengo suerte porque muchos de los directivos actuales de mi empresa son los comerciales del ayer y saben por lo que estoy pasando. Me propusieron cambiar de coche regularmente y al principio pensé que me estaban tomando el pelo ¿Cómo iba eso a ayudarme? Pero al final acepté porque tampoco es que tuviera muchas más opciones y no sé si es la mente o qué es pero cambiar de vehículo me ha ayudado a bajar mi nivel de “asqueamiento” y agobio con la carretera notablemente.

Mouronte es un concesionario de Lugo con el que llegó mi empresa al acuerdo de comprarles un coche nuevo cada dos años entregándoles uno viejo que ellos pudieran vender de segunda mano y pagando la diferencia de precio a cambio de una rebaja del 20%. Al concesionario le conviene porque, aunque tenga que rebajar el precio de sus coches, se aseguran una venta cada dos años y además pueden vender luego el coche de segunda mano y compensar ese 20% si consiguen venderlo por un poco más que el dinero que nos quitan a nosotros del precio del coche nuevo por entregárselo.

Mi experiencia puede que ayude a otros empresarios a tomar una decisión parecida o a empleados como yo a proponer la idea porque os aseguro que, aunque parezca una tontería, ese cambio de vehículo ayuda muchísimo.

Luego, a nivel interno, cambiamos de coche casi mensualmente porque somos 11 empleados con un contrato como el mío en la empresa y cambiamos nuestros coches una vez al mes para ir variando, y al incluir uno nuevo en la flota de vehículos cada dos años al final te da ese puntito diferente.

Algunos de vosotros pensaréis que me conformo con poco porque, al fin y al cabo estamos hablando de una tontería, pero es que yo, con mi queja, no buscaba un aumento salarial, ni un cambio de condiciones en el contrato porque yo estoy muy a gusto donde estoy. Lo que buscaba era que me escucharan e intentaran ayudarme y es lo que he conseguido así que no puedo estar más contento, ni con mi empresa ni con Mouronte.

Además, mi jefe me ha prometido que el próximo cambio de coche lo haré yo, es decir, que podré ir con el vehículo viejo al concesionario, probar todos los coches que me dé la gana y decidirme por uno, que será el que compre la empresa. Todo un lujo, ¿no?

La DGT, de todos modos, publicó un documento en Internet sobre cómo ayudarte a bajar el nivel de estrés al volante que es bastante bueno, pero a lo mejor no es suficiente.

Deja un comentario