Saber escoger bien a los proveedores es clave para que una empresa progrese

10 noviembre, 2021
Saber escoger bien a los proveedores es clave para que una empresa progrese

Cuando emprendemos, muchos de nosotros partimos con unas ganas inmensas de crecer y progresar, sin embargo, en muchas ocasiones, los problemas llegan incluso antes de que abramos al público. Esto se debe a que los tiempos de las reformas y adecuaciones de los locales no siempre son realistas, así como suelen surgir imprevistos que encarecen la obra más de lo presupuestado. Sin embargo, lo cierto es que, por mucho que nos pese, la gran mayoría de nosotros ya contamos con que este tipo de problemas puedan aparecer en algún momento dado, por lo que siempre debemos de tener una cantidad de dinero apartada para imprevistos. Así, una vez solucionados los problemas que podamos tener a la hora de abrir, la realidad es que antes de subir la persiana nos falta por dar el paso más importante, el cual pasa por seleccionar a los proveedores que tendremos en nuestro negocio. Y es que este es uno de los puntos más importantes que debemos de tener en cuenta a la hora de emprender, dado que saber escoger bien a los proveedores es clave para que una empresa progrese.

Tal y como os hemos adelantado, la elección de los proveedores es más que vital y es que de su tiempo de respuesta, de su capacidad de entrega, de sus formas de cobro y demás, es de lo que dependemos en el día a día para no quedarnos sin stock o sin dinero en caja. Así que, para evitar problemas, a continuación, os detallamos algunos consejos que debéis seguir siempre:

  • Relación calidad – precio. El proveedor que elijas deberá ofrecer precios razonables acordes a la calidad de su producto o servicio. No se trata de buscar siempre lo más barato, sino una buena combinación de estos dos elementos. Piensa que, lo barato a la larga puede salirte caro si la calidad de lo que compras no es la adecuada. Al evaluar el precio has de tener en cuenta los gastos adicionales que puedan incluirse en el mismo, como los correspondientes al transporte o al embalaje, así como la posibilidad de que existan descuentos si compras cantidades elevadas (descuento por volumen de compra), o si pagas pronto (descuento por pronto pago).
  • Condiciones de pago. En este punto se trata de valorar tanto la fórmula de pago al proveedor, donde serán preferibles los medios en los que la iniciativa de pago la tenga tu empresa, por ejemplo, una transferencia o un cheque, como el plazo de pago, donde interesará buscar el mayor sin recargo, eso sí, respetando, en la medida de lo posible, los sesenta días naturales de plazo máximo que marca la legislación contra la morosidad vigente.
  • El proveedor ha de ser capaz de entregar el material en función de cuáles sean tus necesidades. Puede ser esencial que no exija pedidos mínimos o que garantice un abastecimiento continuo a lo largo del ejercicio. También, es fundamental evaluar la rapidez en el suministro, es decir, el tiempo que transcurre desde que se realiza el pedido hasta que el proveedor lo entrega.
  • Volumen de ventas. Las ventas son un indicador del tamaño del proveedor. Si es pequeño, con menor volumen de ventas, podrás ejercer mayor fuerza relativa ante él, recibir una atención más directa o lograr mayor flexibilidad ante tus necesidades. Si, por el contrario, es un proveedor grande, podrás tener mayor confianza en su sistema de producción y suministro, pero ejercerás menor fuerza relativa ante él.

Además, en el caso de que lo que abramos sea un negocio de hostelería, lo cierto es que en este campo es fundamental que contemos con productos de primera calidad, dado que de ello dependerá nuestra fama con los clientes. Así, si queremos que los clientes vuelvan a nuestro establecimiento, más allá de contar con primeras marcas en los productos, también debemos de cuidar la maquinaria con la que trabajamos. En este sentido, MayFriho es uno de los proveedores que siempre debemos de tener presentes en nuestras agendas y es que ellos son expertos en todo tipo de maquinaria para hostelería, por lo que un buen producto cocinado o preparado en su equipamiento es, sin duda alguna, síntoma de éxito.

La situación económico – financiera del proveedor es fundamental

Si la situación financiera del proveedor es estable, hay más posibilidades de que sus suministros sean de calidad y seguros. Si, por el contrario, atraviesa dificultades financieras, puede dejar de atender los pedidos. Para conocer esta situación es importante analizar tanto ratios (indicadores que expresan la relación entre dos variables económicas o financieras, de tal modo que su resultado es más significativo que el de cada variable por separado, los cuales se basan en información contable del pasado), como ratings (calificaciones sobre situaciones futuras en cuanto a morosidad, solvencia o rentabilidad, que son elaborados por empresas especializadas).